Adiós a Fitbit …

En mi opinión, Fitbit fue la marca que desarrollo la categoría pero como ocurre en muchos casos, no consiguió la masa crítica suficiente y necesaria (más allá de los early adopters -ver modelo Crossing the Chasm) para obtener una posición competitiva.

Cuando empieza a desarrollarse la categoría y empieza a ser atractivo el segmento de clientes, aparecen nuevos players que disponen del tamaño, recursos, canales y clientes (-ver 5 fuerzas de Porter). Así Apple, Samsung, Xiaomi entre otros, lo impulsan aprovechando integración tecnológica con sus plataformas de base instalada y se quedan con un gran porcentaje de la tarta del mercado. De libro.

Y ya para terminar esta reflexión, desde el punto de vista de análisis estratégico, tienen un dilema de posicionamiento al no poder competir ni en liderazgo en costes (vs. Xiaomi), ni en diferenciación (vs. Samsung), ni en Nicho (vs. Apple). Lo que se denomina “en tierra de nadie”

Lo que si han conseguido es una marca por lo que podría ser vendida por ese activo a una empresa que no haya conseguido posicionarse todavía en esa categoría (i.e. Google).

Corrección: En 2021 Google completó la compra de Fitbit.

Otras Lecturas