6 comentarios

  1. Muchas veces, damos por hecho, que sabemos lo que el cliente quiere y necesita, pero sí en cada etapa del proceso validásemos, iríamos sólo a la parte que al cliente «verdaderamente» le interesa.
    Si no preguntamos, la propuesta podría no estar alineada con las necesidades del cliente, y tendríamos que rehacerla, y con esto, no sólo perderíamos tiempo, sino que además podría afectar a la imagen de la empresa, el cliente podría pensar «si ahora no preguntan, como será cuando trabaje con ellos?».
    Buen día para todos

  2. En mi opinión, gran parte del éxito de una venta debería ser que el cliente te valorara positivamente y, no particularmente por tu aspecto físico p.e., sino por tu interés, conocimientos, respuesta a sus inquietudes, soluciones,…, sin olvidad por la calidad del trabajo que se les ha dado en anteriores proyectos.
    Un gran problema que veo es que nosotros mismos no nos valoramos, hacemos una venta y creemos que ya nos hemos ganado su confianza y no nos damos cuenta que tan solo hemos ganado una batalla de las miles que tenemos que luchar contra el mismo contrincante.
    En definitiva, la valoración es muy importante y no menos es valorarte a ti mismo y, hoy lo he dicho en la presentación, no es importante que te guste lo que haces, lo importante es que estés a gusto con lo que haces.
    saludos,
    JLC

  3. Buenos días [email protected], estoy leyendo un libro, que habla de de este tema, es de Jhon Whitmore y se llama Coaching. Habla de cómo desde la toma de consciencia y responsabilidad, asumida por cada integrante de un equipo, se forman equipos de alto rendimiento.
    Muchos jefes caen en el autoritarismo, pero los verdaderos líderes, esos en los que nos convertimos sus fans, son aquellos que despiertan la motivación del equipo, y que forman eso «equipo», apartando las carencias individuales para promover las fortalezas de cada miembro.
    Feliz Martes
    JH

  4. Es una reflexión interesante.
    Salvo alguna contada ocasión, siempre me intereso y busco el feedback del cliente, máxime cuando los proyectos suelen ser «llave en mano» y requieren de la participación activa de todas las partes.

  5. Estoy convencido de que cada vez tenemos que entender mejor el compartamiento del cliente y lo que necesita para poder adecuar el producto o servicio a sus necesidades

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.